Para evitar la introducción y diseminación de enfermedades infecciosas en las granjas avícolas, que puedan producir dar lugar a alteraciones sanitarias, del bienestar animal y pérdidas económicas para los productores pero, lo que es más importante, puede tener incidencia sobre la salud pública, es necesario, por tanto, extremar las medidas de bioseguridad, comenzando por la implantación de las adecuadas medidas higiénico sanitarias en la propia granja, garantizando la seguridad alimentaria “desde la granja a la mesa”.

Portal del Ministerio, donde acceder a toda la infromacion acerca de las medidas de control.