El RASSF (Sistema de Alerta rápida para alimentos y piensos de la Unión Europea), ha detectado presencia de Salmonella en ciertos productos cárnicos de origen extracomunitario, así como en el comercio intracomunitario, ademas de advertir de otros contaminantes, que pueden suponer amenaza para la saluad pública.

Según GlobalMeatNews, los productos cárnicos fueron exportados desde fuera de la UE y en otros, de ntro de la misma.

El origen fue unas cargas de exportaciones de Brasil: medias pechugas de pavo sin piel y sin hueso especiadas y congeladas enviadas al Reino Unido; carne de pollo congelada y pollos congelados con destino España y carne de pollo para Suecia. En el caso de comercio intracomunitario, la Salmonella se detectó en ternera procedente de Irlanda hasta Suecia, en carne de cerdo procesada para ser exportada desde Países Bajos hasta bélgica, y en gallinas congeladas enviadas desde Polonia a la República Checa.

El sistema de alerta de la UE, también ha detectado residuos de medicamentos por encima de los niveles permitidos en la normativa de la UE en carne comercializada. Se detectó presencia de ciprofloxacino y enrofloxacina en pechugas de pollo que procedían de Polonia y comercializadas en Eslovaquia.