En este estudio se demuestra que la castración no supuso diferencias significativas en el porcentaje de grasa abdominal y en el rendimiento de la canal eviscerada.

 
 
 
Sin  embargo, el porcentaje de alas, de pechuga y el rendimiento del despiece fue significativamente mayor en los capones, mientras que el porcentaje de cuello, de muslos + contramuslos y de producto consumible de muslos + contramuslos fue mayor en los gallos.
No hubo diferencias significativas
en las características organolépticas de la carne de capón y de gallo percibidas por 48 consumidores.