Más de 150 técnicos y productores avícolas se dieron cita el pasado 27 de marzo en la Jornada Técnica organizada por la Asociación Española de Ciencia Avícola (AECA-WPSA) en el marco de FIMA Ganadera, para analizar la problemática de las camas en la avicultura de carne.

“Las camas están creando serios problemas para la avicultura de carne -dijo Antonio Alegre, especialista en avicultura del Grupo AN, durante la presentación del acto-. Esta Jornada pretende ser un punto de encuentro para los profesionales avícolas, en el que diferentes especialistas van a mostrar sus experiencias y puntos de vista sobre la actual problemática de las camas en nuestro país, así como las soluciones que se han encontrado en otros países”.

En primer lugar, Guillerme Laberge, ingeniero agrónomo canadiense especialista en fertilizantes del grupo AN, habló del empleo de la yacija como abono orgánico, destacando su elevado contenido en nutrientes (muy por encima de estiércoles de otras especies ganaderas), que además se encuentran en formas asimilables, y su baja proporción de agua. Su uso va a depender de las restricciones ambientales, seguido de la situación del mercado, de las demandas nutricionales y del precio del barril de petróleo. “En general, -opinó Laberge- los estiércoles pueden ser un problema o una riqueza. En aquellas zonas en las que hay superávit, como la Bretaña francesa o el sureste de Estados Unidos, han tenido que buscar la valorización de la yacija, no tanto porque sea un buen fertilizante, que lo es, sino por los problemas ambientales y las leyes restrictivas”.Como opciones para la valorización de la yacija, el ponente presentó su uso directo, el compostaje, la granulación o su empleo para la producción de biogas.

El progresivo incremento del coste del material de cama hace que la problemática sea cada vez más significativa

“La problemática de las camas, cada vez más significativa, –dijo José Ignacio Barragán, asesor y consultor avícola y presidente de AECA- radica en el progresivo incremento del coste de los diferentes materiales de cama en los últimos años y en la dificultad para conseguir el material. Además, las camas son un factor de riesgo sanitario, en relación con la normativa de Salmonella, y un problema de manejo que puede dar lugar a cuadros de diarreas asociados a camas húmedas”. En primer lugar, Barragán analizó las características los diferentes materiales sobre los que se puede realizar la crianza de los pollos, siendo la más importante su capacidad de absorción de agua (viruta>cascarilla de arroz>serrín>paja), ya que la cama debe tener una humedad óptima adecuada a cada edad. “Personalmente, -opinó el ponente- creo que cualquier material es bueno siempre y cuando se maneje de forma adecuada”.

Barragán indicó la eliminación de las camas, que hasta hace unos años no era un inconveniente ya que se solía emplear como abono orgánico, se ha convertido en un problema por el elevado coste del material y por la dificultad de su empleo en el campo, por las exigencias de las diferentes normativas. Repasó los posibles efectos medioambientales de los estiércoles en general y de la yacija en particular, tales como la emisión de gases o malos olores durante su almacenamiento, así como la contaminación de aguas (nitratos) en su aplicación como abono. Las posibilidades para disminuir los riesgos de contaminación ambiental pueden ir encaminadas a la modificación de los niveles de ciertos nutrientes, producción de humus y de energía y compostaje para la reutilización del material de cama. El ponente resaltó que a la hora de valorar la posibilidad de la reutilización, práctica habitual en América, hay que tener en cuenta el riesgo de contaminación con Salmonella y la legislación vigente. En este sentido, Barragán quiso resaltar que estamos pendientes de la transposición a la legislación española de la Directiva 2007/43/CE, donde se indica, en el anexo 1, lo siguiente: «Tras el vacío sanitario de un gallinero, se deberá eliminar toda la cama y disponer cama limpia». “Si queremos tener la posibilidad de reutilizar el material de las camas, debemos intentar modificar este punto antes de su transposición a la legislación española”.

La reutilización de las camas, una práctica viable y segura

A continuación, Virginia Santiago Silva, veterinaria de la empresa brasileña Embrapa, mostró cómo es el manejo de las camas en su país, donde la práctica habitual es reutilizarlas, para hasta 6 lotes de crianza de pollos, siempre y cuando no haya ningún problema sanitario. La reutilización disminuye los costes de producción y la falta de disponibilidad del material de cama, además de reducir los residuos. Para evitar los posibles riesgos sanitarios derivados de la presencia de bacterias, la ponente indicó que el material de cama se trata siempre antes de ser reutilizado, siendo los tratamientos utilizados en Brasil la aplicación de cal, la fermentación en amontonamiento o la fermentación en cobertura con lona, y su duración mínima 12 días. De todos ellos, Santiago dijo que el método más popular en su país ha sido hasta ahora el amontonamiento, aunque los excelentes resultados que se están obteniendo con la cobertura en lona, hacen que sea éste el método que se está recomendando actualmente. Santiago presentó diferentes estudios, en los que se comparan las características microbiológicas y físico-químicas de materiales de cama sin tratar y sometidos a cada uno de los tres tratamientos anteriores. “Nos sorprendió encontrar -dijo la ponente- que las camas nuevas pueden llegar muy contaminadas con enterobacterias. Por el contrario, a partir del tercer tratamiento, la carga total de enterobacterias es más baja que en las camas nuevas”. En relación con el riesgo de Salmonella, en los resultados se observa ausencia total de la misma al final del tratamiento. “La reutilización de las camas –concluyó Santiago- es una práctica viable y segura, siempre y cuando se apliquen tratamientos adecuados para reducir el riesgo microbiológico”.

Por último, se celebró una mesa redonda en la que estuvieron presentes representantes de la Administración, técnicos avícolas y granjeros. Además de los ponentes anteriores, participaron Mª Pilar Vara del Río, técnico de la Dirección General de Recursos Agrícolas y Ganaderos del MARM, repasó la normativa vigente aplicable a la gestión de la cama; Santiago Bellés, director de producción de SADA Este y representante de Propollo (Organización interprofesional de la Avicultura de Carne de España), presentó sus inquietudes técnicas sobre este tema; y José Luis Crespo, avicultor de Zaragoza, expuso el punto de vista de los productores, destacando su preocupación por el precio del material de cama y la dificultad para encontrarlo. Durante el debate, quedó de manifiesto la necesidad de trasladar a la Administración las ventajas y la seguridad de la reutilización de las camas, de manera que quede abierta la posibilidad de realizar esta práctica, antes de la transposición de la Directiva 2007/43/CE. "Ojalá nos permitan reutilizar las camas -dijo Bellés-, aunque sea con condiciones muy estrictas, ya que con que sólo algunos pudieran hacerlo, habría mayor disponibilidad de material para el resto y, probablemente, bajarían los precios, de manera que disminuiría la presión para el resto".