Ponencia desarrollada en el marco del X Congreso Internacional de Avicultura celebrado en Maracaibo, Venezuela, en mayo de 2008.

Las autoridades de salud pública y la industria avícola mundial reconocen las implicaciones de las infecciones por salmonela tanto en los humanos como en las aves y consideran por tanto de gran importancia el establecimiento de medidas de control efectivas contra estas infecciones.

 

La Salmonella gallinarum y Salmonella pullorum son patógenos específicos de las gallinas. Las medidas de control contra este tipo de salmonelas se basan en la prevención del contacto entre lotes comerciales y otras aves portadoras y la eliminación de lotes positivos. Además del seguimiento de las medidas de bioseguridad convencionales, se recomienda en zonas endémicas para Salmonella gallinarum  y en especial en granjas de postura de múltiples edades, adoptar programas de vacunación con por ejemplo vacunas vivas atenuadas.

 

Las salmonelas causantes de paratifosis (por ejemplo Salmonella enteritidis, Salmonella typhimurium, etc) no tienen un hospedero específico por lo que las posibles fuentes de contaminación pueden ser innumerables. Estas salmonelas juegan un papel importante como causantes de intoxicaciones por consumo de alimentos contaminados y tienen por tanto importancia zoonótica. La industria avícola tiene como responsabilidad mantener todos los eslabones del proceso productivo libre de salmonelas para proveer al consumidor de productos no contaminados. La prevención de las infecciones por salmonelas causantes de paratifosis requiere una estrategia comprensiva de control, la cual incluye monitoreos regulares en los diferentes puntos de la cadena de producción, medidas estrictas de bioseguridad, el buen manejo de los piensos y el uso de vacunaciones con vacunas vivas atenuadas y/o inactivadas.